domingo, 9 de diciembre de 2012

Pobres pobres


Estafa a lo grande, el Gobierno te perdona


El Gobierno también "se carga" el Premio Iberoamericano de Humor Gráfico Quevedos

En la foto tomada en la Universidad de Alcalá de Henares, sede de los premios, Enrique Pérez, Mordillo y Pep Roig


Otro hachazo a la cultura. Esta vez el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, del gobierno español ha comunicado que este año no se convocará el Premio Iberoamericano de Humor Gráfico Quevedos, según ha dado a conocer muy escuetamente la página http://www.humorgrafico.org del  Departamento de Humor Gráfico de la Fundación General de la Universidad de Alcalá que lo gestiona.
No se da una explicación, ni argumentación para que este premio no sea entregado.
Obviamente uno se da cuenta de  que es resultado de  los recortes en la cultura  llevados a cabo por el gobierno del Partido Popular.
 El Premio Iberoamericano de Humor Gráfico Quevedos se creó en el año 1998 por Orden del Ministro de la Presidencia de 25 de septiembre, a propuesta conjunta de los Ministros de Asuntos Exteriores y de Educación, Cultura y Deporte y a iniciativa de la Fundación General de la Universidad de Alcalá.
El Premio tiene como objeto distinguir la trayectoria profesional de aquellos humoristas gráficos españoles e iberoamericanos cuya obra haya tenido una especial significación social y artística, contribuyendo de esta manera a la difusión y reconocimiento de este campo de la cultura.
La convocatoria del premio es bienal. Tiene una dotación de 30.000 €, será indivisible y no podrá concederse a título póstumo ni declararse desierto y se financiará a partes iguales por los dos Ministerios.
Al Premio Iberoamericano de Humor Gráfico Quevedos puede optar cualquier humorista gráfico de nacionalidad española o de los países que integran la Cumbre Iberoamericana.
Hasta ahora, les ha sido otorgado a Antonio Mingote (1998), Joaquín Salvador Lavado: Quino (2000), Jose María González Castrillo: Chumy Chúmez (2002), Andrés Rábago: El Roto (2004), Eduardo Ferro (2006), Ziraldo Alves Pinto (2008) y en 2010 ha sido otorgado a Máximo San Juan.
Esto es evidentemente una manifestación más del desprecio por la cultura y por el humor gráfico que siente este gobierno que solamente se interesa por salvar a los bancos privados, con dinero público.

Francisco Puñal