sábado, 11 de julio de 2015

"Viva el humor vivo del pobler Ferran Pizà"



 Me sorprendió la noticia de que el Ajuntament de sa Pobla había decidido galardonar con el “Escut d’Or” al pintor pobler Ferran Pizá. Y mi sorpresa no fue porque pensara que no se lo merece, sino porque las instituciones públicas suelen ser proclives a homenajear a los personajes cuando estos han fallecido. 
 Así que me alegro de que mi admirado y querido amigo vaya a tener la posibilidad de recibir en persona, y no en cuerpo presente, el premio que la corporación poblera ha decidido por unanimidad, por sus dotes artísticas, solidarias y humanas, según se ha publicado en la prensa.
 Así que no voy a incidir en el postulado, más bien pretendo añadir un mérito importante que los papeles informativos no señalan: El humorismo. Porque de las muchas cualidades que acreditan a Ferran como personaje singular, la de su humor sin límites es destacable tanto como las demás descritas. 
 Su sentido del humor puesto en práctica es una de las características que más admiro. Recuerdo la cena a lo “Carpanta” que organizó debajo de un puente de sa Pobla, a la manera del siempre hambriento personaje de los tebeos. Como inolvidable fue el dúo artístico “Ferran-Tano” que formó con Tano Pomar, el otro añorado personaje singular y promotor del actual Museu d’Art Contemporani. 
 Tampoco podré olvidar aquel almuerzo de “fideus” que nos preparó el otro singular Pere Pixedis, recientemente fallecido, en la cueva de Crestatx que durante un tiempo usó como vivienda temporal en pleno bosque. 
 A Ferran siempre le ha acompañado el alma de Groucho Marx, visible en forma de cabezudo e imprescindible en las fiestas populares de sa Pobla. 


Pep Roig (“Última Hora- Domingo”, 12-07-15)    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada