domingo, 16 de agosto de 2015

La Societat Protectora de l’Humor, excluida de la recepción real



 Ha vuelto a suceder y parece, y eso ya es preocupante, que la cosa no tienes visos de corrección. Un año más no he sido invitado a la recepción anual que los reyes de España,  el anterior y el actual, ofrecen a la sociedad balear en Palma.
 Entendería no ser invitado como persona particular o dibujante de humor, pero es que yo, como presidente de la Societat Protectora de l’Humor, fundada y registrada el 2008, represento a toda una masa social de cinco personas adultas y legalmente inscritas como socios, exceptuándome a mi, que soy el presidente por elección propia, Toni Rotger  “Calatravinetxo”, que es el secretario, y tres personas de mi familia que ejercen de tesorero, vocal uno y vocal dos. Socios rasos no hay, no porque no queramos sino porque los españoles o europeos no se han animado a pagar la cuota.
 Explicó el periodista Juan Mestre, que acudió como invitado, que el condumio que se servía en las bandejas era escaso. Yo lo hubiera solucionado, si hubiera sido invitado, porque había pensado traer unos doblegats de hojaldre de “Can Guixe”, y un par de “tapers” con frit de “Can Lau”, que se hubieran chupado los dedos, los invitados.
 Yo no creo que mi ausencia de la lista de invitados sea cosa del Rey, que estoy seguro de que se llevaría un disgusto si lo supiera. Más bien pienso que es alguien de la política de aquí, que no le gustan los chistes que hago y se cree que soy un maleducado. Se equivoca, porque en persona son más bien tímido y sólo hablo cuando me preguntan. 
 Espero que para el año próximo, los organizadores me pongan en la cola para dar la mano. Si lo hacen, me pondré corbata y todo.  


Pep Roig (“Última Hora-Domingo”) 16-04-15

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada